com-arqui

El grafeno se conoce desde la década de los 30´s del siglo pasado, pero fue abandonado por ser un material demasiado inestable y no fue hasta el 2004 que los científicos rusos Novoselov y Geim consiguieron aislarlo a temperatura ambiente y estudiar sus propiedades, como resultado de su investigación obtuvieron el Premio Nobel 2010.

El grafeno es un material de gran dureza, ante los ensayos ha demostrado ser 200 veces más resistente que el acero llegando a asimilarse al diamante. Por tanto es un material resistente al desgaste y resistente ante fuertes cargas.

El Grafeno es un cristal de carbono en el cual los átomos están dispuestos en un plano de forma hexagonal. Es una hoja de carbono con forma de panal de un átomo de grosor (láminas de dos dimensiones) resultando ser un material muy duro resistente y flexible.
Se obtiene a partir del grafito, de lo que está hecha la punta de un lápiz, y es una sustancia abundante en la naturaleza. 

El grafeno tiene múltiples aplicaciones por algunas de sus propiedades como: enorme dureza, 200 veces más duro que el acero; gran flexibilidad, puede ser muy moldeable; gran conductor de la electricidad, conductividad mucho mayor que el cobre y el silicio; puede reaccionar con otras sustancias, propiedad que le permite crear nuevos materiales; es transparente y también es capaz de generar electricidad a través de la energía solar.

Para darnos una idea de las áreas en las que se puede aplicar el grafeno solo tenemos voltear a nuestro alrededor y ver todo lo que utilizamos en nuestra vida cotidiana. Computadoras, teléfonos celulares, coches, equipos de música, paneles solares, aislamientos son solo una muestra donde el grafeno se podría aplicar.

Técnicamente, el grafeno es un material bidimensional, consistente en una sola capa de átomos de carbono puro dispuestos en una retícula hexagonal. Es muy ligero, cinco veces más que el aluminio, flexible, y más resistente que el acero, además de otras cualidades, como su conductividad del calor y la electricidad.

Su capacidad para absorber energía antes de romperse y soportar grandes cargas, hace del grafeno un digno competidor de materiales tan duros como el diamante.

Su elevada elasticidad y flexibilidad reduce significativamente el desgaste y la fatiga, la presencia de grietas y fisuras durante la vida útil merma, también se puede utilizar como elemento de refuerzo estructural en proyectos de rehabilitación y reforma de edificios.

Su capacidad para conducir el calor a través de su masa puede tener interesantes aplicaciones en la mejora del rendimiento de los sistemas de acondicionamiento y climatización de edificios.

Genera superficies transparentes y flexibles mucho más económicas, resistentes y versátiles que el uso actual de piezas de vidrio templado, a su vez genera ventajas en el proceso de diseño arquitectónico y un abaratamiento importante de los costes de construcción. 

Fuente: construyored.comwww.derco.com.mx

 

 

 

ULTIMAS NOVEDADES

 

 

NOTAS

 

 

AGENDA

 

 

CATALOGO ARQUITECTURA

 

 

ARQUIVIAJES!

 

 

CASAS HOUSES

 

 

HUMOR ARQUITECTURA

 

 

 
 

PROXIMOS EVENTOS