com-arqui

Proyecto Madrid-Río
UBICACIÓN: Madrid, España
PROYECTO: Burgos & Garrido, Porras La Casta, Rubio A. Sala, West 8
Año: 2011

20160828-MS Proyecto Madrid-Río z99 IMGDEST

20160828-MS Proyecto Madrid-Río z98 IMG2

20160828-MS Proyecto Madrid-Río z97 IMG


MEMORIA DESCRIPTIVA:
En el año 2003 el Ayuntamiento de Madrid decide poner en marcha un ambicioso proyecto de remodelación urbana al soterrar una de las principales vías de circunvalación de la ciudad: la M30. Este anillo se construyó a finales de los años 60 siendo el primer cinturón de la ciudad. Al suroeste de Madrid el trazado de la autopista se hizo coincidir con el trazado del río transcurriendo paralelos durante casi 6 km. El río quedó constreñido en ambos márgenes por los carriles de circulación. De este modo, desapareció cualquier relación de los ciudadanos con el ámbito fluvial y el cauce canalizado quedó completamente aislado, inaccesible e invisible. Entre 2003 y 2007 se llevó a cabo la obra de soterramiento del arco oeste de la M-30 en el ámbito del río, obra que hizo posible la eliminación del tráfico en superficie y la consiguiente liberación de más de cincuenta hectáreas de terreno ocupado anteriormente por las calzadas. A esta superficie se sumaron otras casi cien hectáreas correspondientes a los diferentes suelos infrautilizados adyacentes a la autopista.
En el 2005 el Ayuntamiento convocó un Concurso Internacional de Ideas con el objetivo de obtener propuestas para la ordenación y urbanización de este gran vacío. Se trataba de proyectar un gran parque urbano de 6 Km. de longitud y 1.500.000 m2. de superficie en ambas márgenes del río. El concurso reunió en su segunda fase a seis estudios invitados de reconocido prestigio internacional (Peter Einsenman, Herzog & de Meuron, Torres y Martínez Lapeña, Navarro Baldeweg, Dominique Perrault, Kazuyo Sejima/SANAA) y dos más seleccionados de la primera fase, abierta y anónima.
Finalmente la propuesta ganadora fue la del equipo dirigido por Ginés Garrido y formado por una asociación de estudios de arquitectura de Madrid: Mrío arquitectos (Burgos & Garrido, Porras & La Casta y Rubio & Álvarez-Sala) en colaboración con el estudio holandés West 8.
El principio fundamental del proyecto es conectar Madrid con los valiosos territorios exteriores que la circundan (entre los que destacan el monte del Pardo al norte y las fértiles vegas cultivadas al sur). El sistema de infraestructuras y anillos que encerraban la ciudad, hacían imposible la conexión continua entre el paisaje urbano y el medio natural. Con el desarrollo de la propuesta, el río Manzanares se convierte en el punto de conexión entre ambos entornos, mediante la construcción de un corredor arbolado en su ribera y la implantación de diversos puentes y pasarelas que enlazan transversalmente los barrios y superan las principales infraestructuras de tráfico que imposibilitaban el contacto.
No se debe olvidar que se actúa mayoritariamente sobre una infraestructura bajo tierra; bajo rasante el 40% está formado por las losas de las cubiertas de los túneles y de los cuartos técnicos asociados a ellos. El túnel mide más de seis kilómetros de longitud. Sobre esta edificación subterránea, la solución adoptada se ha basado en el uso de la vegetación como principal material de construcción. El proyecto establece como estrategia general la idea de implantar una densa capa vegetal, de carácter casi forestal, allá donde sea posible, es decir, fabricar un paisaje con materia viva, sobre un sustrato subterráneo inerte.
La propuesta se concreta en tres unidades de paisaje o principales ámbitos verdes.
En primer lugar, el corredor que discurre por la margen derecha del río. Es la estructura de continuidad fundamental que recorre la totalidad del parque longitudinalmente y recibe el nombre de Salón de Pinos. Está construida sobre los túneles en su práctica totalidad y tiene un ancho medio de 30 metros y 6 km de longitud. Sobre la losa de hormigón que cubre el paso de los automóviles se han plantado más de 9.000 unidades de Pinus pinea, Pinus Halepensis y Pinus Pinaster, de diversos tamaños, formas y agrupaciones con un marco de plantación forestal. Se han seleccionado todos los ejemplares fundamentalmente en campos en los que hubiese posibilidad de extraer plantas con morfologías naturales (troncos retorcidos, troncos dobles, troncos inclinados, etc.) De este modo se obtiene una prolongación controlada de los pinares de la sierra situada al norte de Madrid.
En segundo lugar, el nuevo escenario monumental que enlaza de manera definitiva el centro histórico (representado por el Palacio Real y la cornisa elevada de la ciudad) con el mayor parque de Madrid (la Casa de Campo, de más de 1.600 hectáreas). Se han propuesto diferentes soluciones afrontando con extremada atención el contexto en el que se sitúan: La huerta de la partida, que es un recinto cerrado en el que se han plantado diferentes retículas de árboles frutales (perales, manzanos, moreras, granados, higueras, nogales, avellanos, etc). La avenida de Portugal, convertida en un bulevar pavimentado y poblado por cuatro especies de cerezos. Por último la Plataforma del Rey, también plantada de cerezos y los jardines de La Virgen del Puerto, en la otra margen del río, arbolados con diferentes hileras de Platanus hispánica de cara al río y continuando el arbolado del Campo del Moro hacia el Palacio Real.
En tercer lugar, se ha proyectado el conjunto del nuevo Parque de la Arganzuela que incluye el centro de creación contemporánea del Matadero. El parque representa la mayor superficie de ajardinamiento intensivo de la margen izquierda del río (33 Ha). El parque se ha concebido como un gran espacio en el que el río se ha retirado dejando su huella ancestral. Por ello está organizado con diferentes líneas que se entrecruzan, dejando entre sí espacios para distintos usos. El camino principal es el más directo y plano. El camino secundario es serpenteante y experimenta cambios de cota. Por último, el arroyo seco, un surco de rocas y piedras como metáfora de un arroyo real. El agua es el elemento protagonista del parque. Se reparte en distintos elementos; Una playa urbana y 10 fuentes ornamentales.
La circulación transversal y el antiguo aislamiento de las dos orillas se resuelve con las 11 nuevas pasarelas que cruzan el río, añadidas a las 22 preexistentes suman en total 33 puentes y pasarelas a lo largo del parque.
El proyecto de Madrid Río suma en total una superficie de más de 1200000m2 de zonas verdes, 68.000 m2 de equipamientos para los ciudadanos, instalaciones deportivas, centros de interpretación y creación artística, plataformas culturales, una playa urbana, 13 fuentes oramentales,17 áreas de juegos infantiles, kioskos, cafés, más de 33.500 árboles plantados… Madrid vuelve a pertenecer al río y su uso vuelve a ser social.

+ INFORMACION:
Burgos & Garrido, Porras La Casta, Rubio A. Sala, West 8: burgos-garrido.com / porraslacasta.tumblr.com / rubioarquitectura.com / west8.nl
Fotografía: Burgos & Garrido, Porras & La Casta
Otras páginas donde podés encontrar información de esta obra: metalocus.esarcheyes.com
MIRA + IMÁGENES DE URBANISMO

NOTAS DE INTERÉS
 

+ SECCIONES COMUNIDAD

h1-home-arquiviajes

h1-home-casas

h1-home-humor

h1-home-sinBarreras

h1-home-verde

h1-home-buenasIdeas