com-arqui

Pe no Monte Turismo Rural
UBICACIÓN: Odemira, Portugal
PROYECTO: [i]da arquitectos – Ivan de Sousa, Ines Antunes
Año: 2014

20141027-CS01 Pe no Monte Z99 IMG DEST

20141027-CS01 Pe no Monte Z98 IMG2

20141027-CS01 Pe no Monte Z97 IMG3


MEMORIA DESCRIPTIVA:
Situado en la costa del Alentejo, el Monte Novo da Cruz es una propiedad rural con cerca de 10 hectáreas fuertemente caracterizada por una superficie suavemente ondulada con pendientes a veces pertinentes. Se destacan en el paisaje una cortina de altos árboles a lo largo del lado sudeste del sitio y una densa vegetación cerca de un arroyo al sudoeste.
En el centro de la propiedad, en una posición alta, hay una antigua construcción rural, que consta de una casa y un pequeño anexo en un avanzado estado de degradación. La casa, junto a un pozo de piedra, un grupo de árboles de roble y algunos árboles frutales, define el área de intervención.
Los principales desafíos del proyecto fueron para preservar el protagonismo de la casa original, para mantener la simplicidad formal y material, para mejorar las características naturales del lugar y, al mismo tiempo, para satisfacer las demandas del nuevo programa, una Turismo Rural.
En este sentido, la propuesta del Monte Novo da Cruz busca establecer un diálogo contrastante entre lo existente y el nuevo edificio, que a veces se fusionan entre sí, creando una suave transición entre el pasado y el presente. Esta relación se materializa a través de dos tipos de intervención, colocados en diferentes niveles sobre el terreno:
En el nivel superior, la intervención consiste en la recuperación y ampliación del edificio existente para la vivienda de los propietarios. Respetando la aplicación y las características constructivas y tipológicas de la arquitectura original, la casa se ​​ha adaptado a los nuevos usos y necesidades de nuestro tiempo.
La composición planimétrica está compuesta por una sucesión de espacios, que termina con un salón común de doble altura con una chimenea central. En el lado noroeste se encuentran la entrada principal y los espacios de apoyo – baños, lavadero y despensa – intercalados con pequeños patios ajardinados para la iluminación y ventilación natural. En el lado sureste, por el contrario, se encuentran los principales espacios – que áreas de estar, dormitorios, cocina, oficina y biblioteca – con vistas al jardín y a la piscina. En este lado, los muros exteriores permanecen gruesos y, como si estuvieran excavados, se incorporaron casi todos los mobiliarios fijos, como chimeneas, armarios, gabinetes, estanterías, mesas y bancos.
En el nivel inferior, la intervención se traduce en un nuevo edificio independiente que se adapta a la topografía del sitio y utiliza la pendiente del terreno para diferenciar las áreas de huéspedes de la casa de los propietarios. Este largo volumen, medio enterrado y perpendicular a la línea de árboles, conserva la escala de la casa y refuerza la verticalidad de la vegetación. Su singular fachada se caracteriza tanto por una amplia abertura que enmarca las vistas del paisaje, así como por una pérgola autónoma reduciendo la cantidad de luz solar directa que ingresa al interior de las habitaciones y que proporciona privacidad para los huéspedes.
En el plano de la llegada, el edificio es casi imperceptible a la vista, sólo se puede divisar una larga terraza con zona de estar para la contemplación de la naturaleza que lo rodea. En esta terraza se encuentran los alojamientos privados y las áreas comunes, como un salón de usos múltiples y una amplia zona de estar al aire libre cubierta con un bar. El acceso a las habitaciones se realiza a través de un largo pasillo que se caracteriza por la presencia de un muro de hormigón expuesto, realizado con encofrado de madera tradicional, y una serie de lucernarios que iluminan todo el recorrido.
La conexión entre los dos volúmenes se desarrolla a través de un patio central, el corazón de todo el complejo. Es a partir desde donde se organiza la distribución y el acceso a las diferentes partes. La escalera / auditorio que lleva a la planta superior y las tres ventanas verticales de gran tamaño que revelan la amplitud de la sala común se destacan en este patio.
El proyecto también incluye una pequeña casa de cuidador. A lo largo del camino hacia el complejo, esta casa cuadrada de 8.40×8.40m marca la entrada a través de dos paredes ciegas y blancas que nos llevan al patio central. El contacto con el exterior se hace solo por dos patios de entrada de sombra que aseguran una buena visibilidad a la entrada de la casa, la huerta y el estacionamiento de los propietarios.
Los pavimentos de hormigón y paredes de yeso blanco son los materiales predominantes de todo el complejo.

+ INFORMACION:
[i]da arquitectos – Ivan de Sousa, Ines Antunes: i-da.eu
Fotografía: João Morgado: joaomorgado.com
Otras páginas donde podés encontrar información de esta obra: catalogodiseno.comupinteriors.com
MIRA + IMÁGENES DE CASAS

NOTAS DE INTERÉS
+ SECCIONES COMUNIDAD

h1-home-catalogo

h1-home-arquiviajes

h1-home-humor

h1-home-sinBarreras

h1-home-verde

h1-home-buenasIdeas